Carta Abierta del Comité “Latinos Por Tito” a las Comunidades Latinas de Boston

Estimados Compañeros de Boston,

Mientras reaccionamos a varios acontecimientos nacionales que presentan amenazas graves a nuestras comunidades, como la violencia en Charlottesville, el indulto del Sheriff Arpaio, la propuesta de terminar DACA y TPS, las redadas de ICE, – y esto sin ni siquiera mencionar los desastres naturales recientes que afectan a nuestros seres queridos en otras partes del país y Latinoamérica — no podemos perder la oportunidad de tomar acción al nivel local de una forma que tendrá un enorme impacto sobre nuestro futuro en esta ciudad: las elecciones para Alcalde este 7 de Noviembre. En Boston, el Alcalde tiene una influencia desmedida sobre nuestras oportunidades, nuestra prosperidad, y hasta nuestras posibilidades de seguir como una comunidad integrante de la Ciudad de Boston. Nuestro próximo Alcalde desempeñará un papel clave en determinar: los recursos disponibles para la educación de nuestros hijos y el éxito de nuestros negocios pequeños, el balance de poder entre las corporaciones inmobiliarias y los residentes que sufren por el alto costo de la vivienda, la manera en que se llevará a cabo la vigilancia y seguridad al nivel local en la aplicación de las leyes de inmigración, y en general hasta qué grado el gobierno municipal nos incluirá y representará.

Como organizadores comunitarios y laborales, educadores, proveedores de atención de salúd, activistas para la justicia habitacional, y empresarios Latinos, vemos que va a ser absolutamente crítico que nuestras comunidades – un grupo diverso con raíces del Caribe, Centroamerica, y Sudamerica, conectado por el idioma, la cultura, y la historia – voten en forma masiva en esta elección. Les pedimos urgentemente a nuestros compañeros Latinos que voten por el único candidato Mayoral que nos respeta y valorize sinceramente, y que ha demostrado que está comprometido a gobernar con nuestros mejores intereses en su corazón: Tito Jackson.

Los Latinos tenemos ahora una presencia y un poder mayor en nuestra ciudad, que jamás en la historia; ahora somos 1 de cada 5 residentes de Boston. Entre la población inmigrante de nuestra ciudad y Estado, Latinoamérica es el orígen más común. Nuestras familias, entre todas las etnicidades de la ciudad, son las que más comunmente incluyen niños menores, y somos el grupo étnico más numeroso en las Escuelas Públicas de Boston. Pero mientras sí pertenecemos a una variedad de niveles económicos y profesiones, en promedio los Latinos contamos con menos educación e ingresos en comparación con la población blanca, sufrimos mayores tasas de desempleo y sobrecargos de renta – y estamos subrepresentados en el gobierno municipal.

El actual liderazgo de nuestra cuidad ha presidido sobre 4 años de cresciente desigualdad económica en Boston, mientras que la proporcion) de propietarios de viviendas ha fallado recuperarse luego de la crisis de embargo hipotecario, el enfoque en la producción de viviendas sin protecciones para inquilinos ha conducido al desplazamiento masivo, y nuestras escuelas públicas han sufrido recortes presupuestales. Todas estas tendencias afectan a las comunidades Latinas desproporcionadamente. Nuestro Alcalde actual dice que se preocupa por estos problemas, y por proteger a los inmigrantes, pero un hecho vale más que mil palabras. Tenemos que preguntarnos que si en 4 años no ha pasado del dicho al hecho, qué motivaciones tendría para cambiar después de ser reelegido? Y hablando de dinero, los registros de donaciones a la campaña de Alcalde Walsh muestran cientos de miles de dólares en contribuciones hechas por corporaciones inmobiliarias y otras grandes empresas. Aquellos intereses obviamente creen que él hará una labor buena representándoles. Vale preguntarnos: quién nos va a representar a nosotros?

Tito Jackson ha respaldado a nuestras comunidades durante el transcurso de sus 2 términos como Concejal del Distrito 7 de la Ciudad de Boston. 

  • Ha responsabilizado a las corporaciones dueñas de propiedades por medio del patrocinio de audiencias públicas sobre el desplazamiento, donde escuchó a cientos de testimonios, y luego fue anfitrión de negociaciones que dieron por resultado un acuerdo con un gran propietario protegiendo a docenas de inquilinos (con subsidios de Sección 8, o no) de aumentos de renta y evicciones a nivel de toda la ciudad.
  • En sus negociaciones con empresas de bienes raíces e instituciones, Tito nos brinda resultados. En el 2015, él logró obtener beneficios económicos de la Universidad Northeastern – incluyendo requisitos fuertes de contratar a y comprar de residentes de Boston, gente de color, y mujeres, y además un fondo de préstamos de $2.5 milliones para invertir en el desarrollo de empresas pequeñas – y tambien un acuerdo con un constructor de un hotel en Roxbury para que contrate a residents locales y pague $18/hora en trabajos permanentes, junto con el aporte de un fondo de $400,000 para la capacitación.
  • Tito encabeza el Comité Especial del Consejo Municipal sobre el Estátus de Hombres y Niños Afroamericanos y Latinos. El cree que Boston necesita llegar más allá de ser una “Ciudad Santuaria,” y declarnos una “Ciudad de Libertad,” confrontando al complejo penal-industrial que se enriquece de la detención racialmente-desigual de los delincuentes no-violentos, y de los inmigrantes indocumentados. El originó una propuesta y una audiencia sobre un fondo público/privado para la defensa legal de personas enfrentadas con la deportación, el cual la ciudad acaba de crear. Fue promotor de una resolución en oposición al plan del gobierno federal de acabar con DACA, e hizo un llamado a para que haya ya supervisión de las transferencias potenciales de equipo militar del gobierno federal a la policía local.

En comparacion a 4 años atras, muchos de nosotros nos sentimos mas preocupados de multiples maneras: por si podremos costear nuestra vivienda; por si las escuelas para nuestros hijos tendrán suficientes fondos; por si podremos encontrar trabajos que recompensen de acuerdo con el creciente costo de vida; por si nuestras empresas y negocios pequenos podrán mantenerse abiertos frente a los cambios grandes en nuestros vecindarios en proceso de redesarrollo. Nos preocupamos sobre la seguridad de nuestros jovenes en las calles, pero tambien por si serán tratados injustamente en encuentros con los cuerpos policiales. Nuestro temor de que la administración de Trump dirigirá redadas hacia nuestras comunidades ha sido realizado, y necesitamos un plan más sólido que el de simbolicamente tomar santuario en la Alcaldía.

Hay que preguntarnos: Podrán nuestras comunidades sobrevivir otros 4 años de las palabras vacías y falta de acción de la administración de Walsh en cuanto a nuestra situación económica, educacional, y de vivienda? Creemos que escoger nuestro próximo Alcalde Mayor se reduce a reflexionar en serio sobre nuestras circunstancias, y después mirarnos en el espejo y hacernos la pregunta: “Me veo yo en el futuro de Boston?” Las empresas y promotores inmobiliarios grandes, amigos de Marty Walsh, no están planeando crear un espacio para nosotros. Si queremos un futuro aquí, tenemos que pelear por él.

Les pedimos urgentemente que nos acompañen a votar por Tito Jackson para nuestro próximo Alcalde de Boston este 7 de Noviembre.

 

Comité Latinos Por Tito

María Christina Blanco

Dawn Belkin-Martinez

Adán Colón-Carmona

Michael Leyba

Betsaida Gutierrez

Enrique Pepén

Norma Rosario